Grumete

IDEARIO DE UN GRUMETE III

Por Roberto Marín, grumete de los Antonautas en 6 Sombreros Creativos.

Perseguía los cantos de sirena hacia el mar. Ahora es mi hogar. Han pasado ya algunos días desde que empecé a explorar por el inmenso Mar azul de Keting con los Antonautas. Navegamos de regreso a Elche, el capitán les ha dado unos días de permiso a sus nautas. Toca recuperar fuerzas que la batalla no cesa y queda aún mucho por explorar, descubrir y conquistar.

Cuando lleguemos a puerto será el momento de separar nuestros caminos. Solo me uní a la flota de Grupo Antón por dos meses como parte de mi formación como marinero publicitario. Ha sido todo un aprendizaje y la confirmación de mi amor a esta profesión. He vivido tiempos interesantes. Muchos grumetes en otras flotas solo se dedican a fregar la cubierta día tras día pero a mí estos sombrereros locos me han dado la oportunidad de aceptar retos, de jugar y poner a prueba mi creatividad.

He colaborado para más de 15 anunciantes, fuera cual fuera el objeto: naming, eslogan, gráfica, cuña, packaging, marketing directo, responsabilidad social. O el medio: radio, exterior, cartelería o folletos, online, eventos… Lo he disfrutado mucho, aunque si soy sincero, no siempre quise ser publicitario. Fue hace ocho años cuando empecé a percibir sus cantos de sirena y tan solo cuatro cuando decidí dedicarme en cuerpo y alma a lograrlo. Sin embargo, debo deciros que al echar la mirada atrás y repasar mi vida. Soy consciente de que la publicidad en diversas ocasiones ya había intentado persuadirme.

Con cuatro años me hacían bailar delante de la tele cada vez que oía sus canciones de 20 segundos. A los trece, tímido y reservado, disfruté al descubrir que una imagen vale más que mil palabras. Con diecisiete, tuve que diseñar toda una estrategia publicitaria para salir con la chica que me gustaba. Cumplí veintisiete años y ya no hubo dudas de que la creatividad se había convertido en mi juguete favorito. “Cuando se cortan líneas de palabras el futuro se filtra”, dice Burroughs. Mi futuro y felicidad se construyen a partir de recortes y analogías . Creo mi camino sin dejar palabras al azar , sin miedo a perderme en mapas mentales.

Estoy seguro de que mi pensamiento lateral y mis deseos locos me harán llegar a ser miembro del club y comerme el gran pastel . Porque tengo un plan basado en la provocación y en sus 5 ángulos de ataque . En unos días los Antonautas y yo separamos nuestros caminos. Ha sido un placer recorrer los rincones de PubliAntón, Antonline, Antón Media y, por supuesto, de los Seis Sombreros Creativos. Espero que sea un hasta pronto y no un adiós.

Preveo tiempos interesantes, tiempos que huelen a lluvia de ideas . ¡Suerte en la batalla! Este ideario de un grumete termina… … este nauta publicitario seguirá jugando.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest