El fútbol, mejor verlo acompañado

Que nadie vea el fútbol solo ¿Qué sería de las tardes de fútbol si no puedes cantar con tu amigo Paquito el «Oé, oé, oé», si no puedes mosquear a tu cuñado cuando pierde su equipo o si no abrazas a tu vecino tras el gran gol de la temporada? Esta claro, ver el fútbol sin compañía no es lo mismo.

futbol-2.jpgMahou reflexionó sobre esto y quiso apoyar a dos hinchas que, normalmente, tienen que ver el fútbol solos: Ricardo y Jeromín. Estos aficionados viven en dos pueblos de Segovia casi sin habitantes. El escaso número de vecinos hace que la mayoría de las veces tengan que renunciar al espíritu futbolero común para vitorear en solitario.

Mahou, con motivo del Derby Madrileño, puso en marcha una campaña de comunicación bajo el lema «Que nadie vea el fútbol solo». Utilizando una Miniweb y un cuidadoso marketing directo congregó a 200 aficionados animados a acompañar a Ricardo y a Jeromín durante el partido. Llenaron varios autobuses con 100 hinchas del club blanco que se unieron a Jeromín -madridista de toda la vida- y 100 aficionados del club colchonero que acompañaron a Ricardo -atlético donde los haya- para juntarse en una fiesta en el Palacio del Esquileo donde las dos aficiones disfrutaron al máximo del partido.

La página www.quenadieveaelfutbolsolo.com recibió múltiples visitas durante la campaña y la originalidad de la acción captó la atención de los medios nacionales y regionales. Todo un éxito.

No es la primera acción en la que Mahou se relaciona con el fútbol. Durante la Eurocopa pusieron en marcha una campaña en la que se reivindicaba una calle para «la madre que parió a Casillas«. Esta petición corrió de mail en mail y en poco tiempo logró recoger casi 3.500 firmas. Fue tal la repercusión que hasta el Alcalde de Móstoles -donde se proponía que se pusiera la calle- tuvo que ofrecer una rueda de prensa justificando los motivos por lo que esto no era posible.

¡Enhorabuena! Algo diferente, simpático y con gran trascendencia mediática.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest