Navidades diferentes

Fiesta parador low

Cuando en el supermercado te encuentras estanterías llenas de turrón, en la televisión no dejan de emitir anuncios de perfumes y en los buzones aparecen a diario -como por arte de magia- folletos de juguetes. No cabe duda: la Navidad está llegando. Y la Navidad nunca viene sola, aparece acompañada de decenas de actos sociales. Uno de los acontecimientos notables en esta época es la cena de empresa de Navidad.

En la mayoría de ocasiones, esta celebración se sucede año tras año como una simple comida o cena en la que no se refuerzan los valores de la empresa ni se promueven actitudes que vayan a ser positivas para los empleados y la productividad. ¿Por qué cenar simplemente cuando podemos tener una cena divertida en la que además se lleve a cabo una comunicación efectiva y dirigida? ¿Por qué no hacer que tras esta cena los empleados se sientan aún más implicados con la corporación, con sus objetivos y tengan un trato más favorable hacia sus compañeros?

Una subasta benéfica; espectáculos y animaciones adaptados a la línea temática del evento; una gymkana al aire libre; actividades singulares o únicas. Hacer de la cena de Navidad toda una experiencia es posible con una buena programación y orientación comunicativa.

Este año, ¿todavía vas a seguir organizando una simple cena de Navidad?

Deja un comentario

Pin It on Pinterest