La apuesta por el Branded Content ¿Es ya una realidad?

El branded content es una forma de publicidad que aporta valor a través de la generación de contenidos, permitiendo “activar” una marca contando historias que conecten con la audiencia. Su objetivo primordial es generar notoriedad y afinidad de marca más que vender concretamente un producto o servicio. Esta nueva forma de hacer publicidad nació con la idea de “no intrusividad” dada la saturación publicidad sufrida por el público, y con el valor de generar engagement y mejorar la imagen de la marca creando interacción con el consumidor así como el aumento de la atención de la audiencia, sin saturar.

branded content

Desde hace unos años, el contenido ya no es una tendencia creciente, sino que es predominante en todas las estrategias de marketing y comunicación de cualquier empresa. Cada vez más las marcas quieren ser diferentes y han encontrado en el contenido su aliado, una forma para no saturar a su público creando vínculos más poderosos que el propio impacto.

Pero no ha sido hasta hace relativamente poco tiempo, que las marcas se han dado cuenta de que el branded content es una de las herramientas más poderosas para llegar a su público, y es ahora cuando están más abiertos y receptivos, ya que comprenden que la relación de sus marcas con los nuevos consumidores debe basarse en el contenido y en aportar valor. El 80% de los anunciantes consideran que tener una estrategia de contenidos dentro de su estrategia global es muy importante. Las mayores reticencias que tenían hacia este tipo de publicidad eran debidas, fundamentalmente, al presupuesto, ya que estas acciones son más caras que la publicidad convencional y a la difícil medición que existe por tratarse de estrategias a largo plazo.

La última edición del estudio contentScope 2015, elaborado por Grupo Consultores nos aporta datos muy interesantes sobre la creciente tendencia de los anunciantes no sólo a pensar en branded content como estrategia a largo plazo, sino a incluirlo en su presupuesto mensual.

Actualmente, dentro del presupuesto destinado a comunicación, casi un 8% se destina a desarrollar acciones de branded content, y en cuatro de cada diez proyectos se destina hasta el 10% del total del presupuesto. Asimismo, afirman también que el 30% de los anunciantes comercializan los contenidos generados por sus marcas, y lo hacen principalmente a través de los medios de comunicación (30%) y mediante acciones de RRSS (13%) o patrocinios (3,2%).

Por lo tanto, es de esperar que la inversión en este año crezca todavía más. La Asociación Española de Anunciantes vaticina un crecimiento del 4,1% en el presupuesto anual. Además hay un 10% de anunciantes que todavía no han desarrollado alguna acción y que prevén desarrollarla para el próximo año.

La medición y análisis del branded content es más complicado y los resultados son a largo plazo. Algo a lo que las marcas no están muy acostumbradas, ya que quieren ver el roi cuanto antes. La falta de inmediatez en los resultados es un freno claro si tenemos en cuenta que el branded content suele ser una estrategia de marketing a medio/largo plazo, es decir, que requiere tiempo, dinero y mucha paciencia. Pero puede tener a la larga un resultado más amplio que una campaña tradicional, ya que se mide el grado de implicación y de confianza de los seguidores es decir,  el engagement que se generara en un determinado territorio.

También hay que tener en cuenta que cuanto mejor se aborden, se produzcan y se presenten esos contenidos, más interés tendrá la marca para los nuevos consumidores. Por lo que el contenido tiene que ser bueno, captar el interés de la audiencia y, sobretodo, involucrarla, ya que si no es así no tendrá efecto sobre la misma. Contenidos y branded content sí, pero que interesen. Creatividad y originalidad ante todo!

 

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest