Los consumidores digitales ¿Cómo identificarlos?

En esta era digital en la que nos encontramos, los negocios online, ya no son el futuro, sino el presente. Los ecommerce tienen una gran capacidad de llegar sus a consumidores, que sólo tienen que hacer una simple búsqueda desde internet, ya sea desde el ordenador o desde sus dispositivos móviles y encontrar lo que buscan, sin necesidad de desplazarse. Pero los consumidores digitales no actúan de la misma forma que si acudieran a comprar a la tienda física, se comportan diferente ante los procesos de compra. La figura del “consumidor digital”, es más activo, está más informado, conoce el mercado y tiene ideas definidas acerca de lo que espera de los fabricantes y de los distribuidores. 

consumidores digitales

Conocer a esos clientes, sus necesidades y aspiraciones, es el primer paso para cualquier negocio digital. La segmentación del mercado es muy importante para entender cómo atraer y satisfacer a su clientela y mejorar la eficacia de sus campañas de marketing.

Aunque en cada sector existan grupos homogéneos, hay varios tipos básicos de compradores digitales cuyas conductas distintivas tienden a repetirse en cualquier mercado online, y se puede llegar a ellos de una forma parecida:

– Consumidores analógicos: Todavía están poco adaptados al medio digital y desconocen algunos de los sistemas de compra más avanzados, por lo que les cuesta mucho decidirse y tiene ciertas desconfianzas hacia los sitios web. En ocasiones se suelen acompañar de familiares o amigos que les aconsejan en las compras. Éstos son más sensible a las campañas de marketing offline u online más tradicionales como el email marketing. El mcommerce todavía no entra en su cabeza.

– Nativos digitales: Son los que conocen perfectamente este mercado y muestran entusiasmo ante nuevas propuestas tecnológicas. Son clientes exigentes y difíciles de satisfacer. Por lo tanto, buscan continuamente y comparan productos hasta llegar al mejor o más barato. Éstos también en ocasiones se mueven por compras por impulso, por lo que cualquier estrategia online podría llegar a seducirles.

– Seguidores de tendencias: Son aquellos que aspiran a imitar a otros usuarios “influencers”. Se suelen dejar llevar por el hype de algo novedoso, con lo cual son más fáciles de contentar. Es mucho más fácil llegar a ellos a través de las redes sociales ya que siguen a sus prescriptores favoritos.

– Fanáticos de las marcas: Son clientes fieles a un producto o servicio concreto. Es muy fácil que repitan en sus compras si les gusta la marca, pero resulta muy difícil fidelizarlos hacia un nuevo producto, distinto al que siempre han consumido. Aunque si consigues llegar a ellos, puedes retener a este cliente por mucho tiempo.

– Usuarios anónimos: Son los que recelan de intrusiones en su intimidad, con lo cual hay que tener cuidado y no realizar sobre ellos ningún bombardeo publicitario, ya que pueden ocasionar quejas en las redes sociales y hacer malas recomendaciones del producto.

Así que el reto para las empresas es la comprensión de esta audiencia, no sólo por la necesidad básica de conocer sus necesidades, sino porque esta audiencia está en constante transformación, tanto por su crecimiento natural como por los cambios tecnológicos.

Según Pedro Pina, director global de clientes de Google, “ las marcas deben hacer todo lo que esté en su mano para conectar con el consumidor en el momento adecuado”, y “hay que entablar contacto con él en los momentos que de verdad importan”, añade.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest