La comunicación del color

Los colores tienen una gran importancia en nuestras emociones, situaciones, percepciones… Están relacionados con la luz y dependiendo de las características de ésta y de cada momento, los colores se aprecian de diferente manera.

Son muy importantes para el diseño, la publicidad, la promoción de una marca, etc, ya que tienen mucho poder de comunicación. Evocan, sensaciones, sentimientos, recuerdos olvidados, simbologías y significados concretos. Además las marcas los utilizan para crear reconocimiento, ya que potencian el interés, influyen en la identidad e incrementan la memoria sobre la marca.

Están clasificados básicamente -y sin entrar en otros matices-, en fríos, cálidos o neutros, también comunican. Cada uno de ellos lo hace de una forma distinta. En líneas generales los colores cálidos aportan: calor, volumen y cercanía. En cuanto a los colores fríos distancia, seriedad y frescura.

Tanto en la imagen personal como en la corporativa elegir un color no es cosa fácil. Siempre debemos tener claro qué queremos comunicar y a quién queremos llegar.

Una solución muy práctica es tomar como referencia el círculo cromático, carta de color o pantone. Esta es la herramienta que utilizan, entre otros, los profesionales de la creatividad, la imagen personal o el diseño.

Los colores han adquirido una gran relevancia en la sociedad por su significado e impacto emocional y psicológico que tienen en las personas. Destacamos algunos de ellos:

  • Azul, y sus distintas tonalidades, sigue siendo utilizado por profesionales de la seguridad o la sanidad porque comunica, entre otros, autoridad, seguridad y respeto. Distintos estudios aseguran que el color azul es el gran favorito por la población mundial posiblemente por ser el color del cielo o del mar que se refleja en él.
  • Rojo. En líneas generales, comunica peligro (señales de tráfico) precaución, enfrentamiento, pasión y sobre todo amor. Cuanto más suave es el color más dulcifica el mensaje final y, cuanto más se oscurece, refleja elegancia y tradición.
  • Verde: Es el color más fácil de procesar por el ojo, y normalmente se asocia con el crecimiento o la naturaleza, aunque también está vinculado a profesiones relacionadas con el marketing, las ventas o la formación. Es un color que transmite energía y optimismo.
  • Amarillo: Los estudios demuestran que este color acusa a la liberación de serotonina. Es ideal para tratar temas como el cuidado de niños, la alimentación, la automoción, etc. Es un color que transmite estabilidad y se le relaciona con profesiones como la psicología, la industria de la construcción y la abogacía, por ejemplo.
  • Negro: Es el color favorito de los diseñadores y de la juventud, y representa características contrapuestas como la negación, la violencia y la muerte, y la elegancia y el poder. Produce sensación de fuerza, autoridad, profesionalidad, claridad y precisión.
  • El blanco: Es el color de la inocencia, el de los espíritus, el color del bien. Es el color más perfecto que hay porque es la mezcla de todo ellos. No añade peso visual innecesario, está relacionado con la pureza y la amplitud. Se asocia a asociaciones caritativas, productos médicos o dentales y bajos en calorías.

Hay que tener muy en cuenta todo aquello que comunica un color a la hora de elegir uno que represente a tu marca ya que puede decir mucho sobre ella. Por todas estas razones recomendamos dejarse asesorar por profesionales de la imagen que intentan conjugar todos los elementos necesarios para triunfar con el mejor color, el tuyo.

En anteriores post podemos ver la importancia del color en el diseño de tu tienda online y la psicología del color en las marcas.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest