El síndrome del creativo cultureta

Por Arturo G. Puntes , diseñador en Seis Sombreros Creativos.

La forma más habitual de crear es usar las referencias culturales para llegar al público objetivo. Pero esto plantea un problema de base… ¿Qué pasa con el mensaje si somos de generaciones, países o razas diferentes? Pues que seguramente no conectaremos con el consumidor.

En publicidad tendemos a codificar mensajes, por eso hay anuncios que no se entienden, cuando lo que deberíamos de hacer es ser directos. Lo que pasa es que la creatividad cuando es directa no lo parece.

Buscamos sorprender a toda costa con un montón de artificios que llamamos tendencias, olvidando muchas veces el objetivo de la publicidad es vender difundiendo el producto entre la mayor cantidad posible de público objetivo.

Lo que más se oye después de ver un anuncio es la expresión: “¡Cómo mola!” pero si a continuación preguntamos qué producto se anunciaba, seguramente no sabríamos responder. Como algunos sabréis, a esto se le llama efecto vampiro.

Y lo otro que escuchamos es: “Eso está muy visto”, aunque la pregunta más obvia seria: ¿Y tú cuantas veces lo has hecho?

Llegados a este punto, podemos decir que es muy difícil aunar creatividad, promoción y notoriedad de marca usando las herramientas convencionales que nos dan los profesionales y los profesores de publicidad, porque estamos intoxicados de tantas reglas y códigos de comunicación.

Sin embargo no todo está perdido, sino estaríamos todos en el paro. Hay muchas formas de ir contracultura, lo que no significa que ésta sea mala, sino que es un principio que no es un fin en sí mismo y que se puede desarrollar hacia una forma de comunicación más profunda: la emocional.

Todos hablamos idiomas diferentes, tenemos culturas diferentes, pertenecemos a clases sociales diferentes…, pero todos tenemos un inconsciente colectivo que siente lo mismo ante el amor, la amistad, la muerte, la guerra, o cualquier tema y que se relaciona íntimamente con la complejidad de las 5 emociones básicas y sus interacciones: miedo, angustia, ira, tristeza y alegría.

Si descodificamos el mensaje que queremos transmitir con esta herramienta, llegaremos mucho más directamente a la gente que usando los métodos tradicionales basados en el bagaje cultural de cada  individuo, porque somos un colectivo cada vez más interconectado.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest