Elche en los balcones

Estamos siendo testigos de una manera diferente de hacer comunidad, de expresar nuestro sentimiento colectivo. Cada día agradecemos con aplausos a todos aquellos que nos cuidan, ponemos música para divertir a nuestros vecinos o grabamos mil y un vídeo para mostrar que, aunque confinados en casa, no estamos solos.

Además de la perdida significativa de libertad, también sufrimos la desazón del calendario, como perder acontecimientos importantes que nos tocaba vivir. Es el caso de la Semana Santa, muy querida por toda la ciudad de Elche. Por lo que no nos podíamos permitir no vivirla, eso sí, lo haríamos de una forma diferente y adaptándola a las nuevas circunstancias y con los recursos de los que disponemos. Queríamos de alguna forma alegrar la vida de los ilicitanos e ilicitanas en estos momentos difíciles y tener un gesto de arraigo colectivo a la vez que solidario y agradecido.

Y así lo hicimos. Grupo Antón, junto con el Ayuntamiento de Elche, la Concejalía de Fiestas y Visit Elche, invitamos a la ciudad a celebrar dos de los momentos más importantes del calendario ilicitano: el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección o Aleluyas.

El primer fin de semana de abril, Domingo de Ramos, promovimos una campaña animando a toda la ciudad de Elche a salir a sus balcones para aplaudir a las 12 de la mañana con sus mejores galas, luciendo sus palmas caseras (que durante toda la semana habrían estado fabricando con todo su amor por la fiesta) y cantar todos juntos nuestro Aromas ilicitanos. ¡Se nos pusieron los pelos de punta!

El siguiente domingo, el de Aleluyas, no podía ser menos especial, así que durante la semana anterior estuvimos alentando a toda la ciudad a reunir o elaborar sus aleluyas solidarias para adornar los balcones de colores y buenos deseos. Después saldríamos a aplaudir a las 12 y a entonar nuestro tan querido cántico. Nuestras aleluyas lucirían al son de la música, colgadas desde nuestras casas, sin caer al suelo, para no poner en riesgo al servicio de limpieza.

El gran aplauso, esta vez, se lo dedicamos a todos los colectivos que siguen velando por hacernos la vida fácil, por nuestro bienestar. Desde los transportistas a los trabajadores de la alimentación, desde cuerpos de seguridad hasta los servicios de limpieza. Todos ellos merecen un gran aplauso. Los colores de nuestras aleluyas representarían a toda esa pluralidad de profesiones.

Para aquellos que no podían salir a celebrar esta fiesta desde sus balcones, creamos la web https://aleluyaselche.com, donde todos podrían elegir su aleluya y difundirla junto con sus mejores deseos. ¡3.000 aleluyas virtuales fueron lanzadas en 24 horas!

Miles de ilicitanos participaron en estas iniciativas y compartieron sus fotos y vídeos etiquetándolos con los hashtags #DomigoRamosElche #PalmasparaElche o #DeseosDeColores #AleluyasElche.

¡Muchas gracias, Elche!  

Deja un comentario

Pin It on Pinterest