Escuela de cine: cómo grabar un vídeo de marketing educativo

Desde hace unos años tenemos el placer de ayudar a construir la imagen de los colegios del Grupo Cognita en España. Una parte fundamental es su comunicación audiovisual, para mostrar y contar todo lo que pueden ofrecer. Aquí te contamos nuestra experiencia realizando vídeos para sus centros de Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia y Villamartín.

“Necesitamos un vídeo para nuestro colegio”. Dicho así, parece sencillo. Pero detrás de esas palabras hay muchas horas de trabajo. Cualquier rodaje tiene sus complicaciones. Grabar en una escuela posiblemente no llegue a ser como la trilogía de El Señor de los Anillos, pero, entre unas cosas y otras, se te puede presentar una producción con alrededor de mil pequeños actores y figurantes.

El primer paso es profundizar en las necesidades reales y objetivos del vídeo, sobre todo considerar qué función debe cumplir, si está enfocado a proyectar como pieza principal en un evento, si realizarán un envío, si estará alojado en su web o bien se promocionará en redes sociales. En muchas ocasiones, se trata de que muestre un resumen del centro que con unos minutos ya despierte la curiosidad por reservar una visita o incluso directamente generar una inscripción. Esto es fundamental, sobre todo de cara al público extranjero o nacional que tenga previsto residir en la zona de influencia próximamente. Aunque previamente hayan visto la web o consultado catálogos, el vídeo es una herramienta que puede resultar definitiva a la hora de cerrar la decisión de los padres.

Pueden ser vídeos donde mostremos una jornada habitual del colegio, otros con un enfoque más creativo, de más peso testimonial, dándole voz a los estudiantes o donde el staff del centro o padres hablen de su experiencia. Hay múltiples posibilidades, siempre teniendo en cuenta qué queremos conseguir y transmitir con el vídeo. En el caso de los colegios de Grupo Cognita, en cada centro varía el perfil del target. En unos prima el público nacional, en otros el peso del público extranjero es mucho mayor, y eso también influye en el tipo de vídeo y en la posterior edición y adaptación a diferentes idiomas y formatos.

Aunque previamente hayan visto la web o consultado catálogos, el vídeo es una herramienta que puede resultar definitiva a la hora de cerrar la decisión de los padres.

A nivel de metodología, una vez estudiado el briefing del cliente, realizamos una visita previa al centro, para conocer detalles, estudiar aspectos a potenciar y ver posibilidades de cara al guion. También es muy interesante para planificar la producción, ya que resultará mucho más fácil moverse sobre el terreno el día de la grabación y aprovecharemos mejor el tiempo, sobre todo en espacios tan grandes y diferenciados, e incluso determinará si podemos plantearnos utilizar dron o cámara con estabilizador o qué necesidades tendremos a nivel de iluminación, sonido, atrezzo…

Una vez preparado y aprobado el planteamiento del vídeo, que plasmaremos en un storyboard o similar, llega el momento de planificar la grabación en sí. La selección de las personas que aparecerán, posibles suplentes y dónde los grabaremos, gestión de permisos, necesidades de atrezzo. Prepararemos un plan de rodaje, con una escaleta y documentos de guía, para que tanto el colegio como el equipo de grabación estén coordinados y todo el mundo sepa qué es lo que se va a hacer, cuándo y dónde.

Es muy importante plantearnos tiempos realistas y siempre es recomendable estimar cierto margen extra por escena, porque pueden surgir imprevistos y si pecamos de optimistas probablemente nos lastre para el resto de la jornada de grabación. Sobre todo considerando que el colegio debe seguir su día a día habitual, en la medida de lo posible.

Durante las jornadas de grabación, sobre todo en centros de perfil internacional, es fundamental trabajar muy cerca del equipo del centro, que supervisen la correcta pronunciación de idiomas tan dispares como inglés, francés, chino, alemán, sueco, holandés… También nos ayudarán en el control de los alumnos que tienen permiso para aparecer, porque despistes de ese tipo pueden ocasionarnos problemas a posteriori y tener que descartar muchos planos en la sala de edición.

Ahora llega el momento de la postproducción. Teniendo como guía el story o esquema aprobado, seleccionaremos las mejores tomas de cada escena. Enriqueceremos el montaje con animaciones y la música o músicas que marquen el tono y ritmo del vídeo. A partir de la versión principal, podemos adaptar otros idiomas, dependiendo de la naturaleza de cada colegio (a veces se graban completos en inglés, otras combinando con castellano), y preparar píldoras para redes sociales.

De este modo, ya tendremos un trocito de nuestro colegio en la calle, mostrando casi en vivo y en directo escuelas que son de auténtico cine.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest